Buscar!!

viernes, 18 de enero de 2013

Análisis: Epic Mickey Mundo Misterioso



Me prometí al ponerme con el análisis de Epic Mickey Mundo Misterioso que no hablaría de Castle of Illusion starring Mickey Mouse. Me lo prometí pese a llamarse en su versión original Power of Illusion en clara alusión a la saga comenzada por dicho juego. Pero supongo que al igual que cuando uno se promete apuntarse al gimnasio y aguantar en fin de año, se propone nunca llamar más a esa folla-amiga gorda y guarra para echar un flori o simple y llanamente no volver a ver Street Fighter La Última Batalla, uno no puede luchar contra sus más bajos instintos y al final acaba volviendo a pisar la misma mierda una y otra vez…



Dejémoslo claro desde el principio. Mundo Misterioso no es Castle of Illusion. No es Magical Quest y no es otro montón de juegos de nuestra jodida y lejana infancia. No lo es, maldita sea La Gran Puta. No lo es, pero eso no tiene porqué ser malo de necesidad. A ver si me explico.

Desde que al tito Warren Spector se le ocurriera parir esa genialidad que es Epic Mickey (Wii, 2010) parece ser que el señor Ratón Voz de Pito vuelve a estar de moda en esto de los videojuegos (si no contamos cameos en Kingdom Hearts). O al menos significa que las ventas no fueron del todo malas (no las esperadas, eso sí). En cualquier caso es de elogiar que este producto tenga aspiraciones de saga y no se haya quedado en un titulo imprescindible de Wii, si no que haya conseguido una secuela con lanzamiento multiplataforma e incluso una subserie o un spin-off o un yoquéséyo para Nintendo 3DS.


Lejos de ser un aborto refrito pseudo 3D con opciones táctiles, ciclomotoras, de reproducción, gustatorias y onanísticas que tira del nombre de sus hermanas mayores, es de agradecer que hayan invertido tiempo (y dinero) en hacer algo distinto y exclusivo. ¿Qué queréis que os diga? Con la que está cayendo es digno de elogio.

Pero como he dicho antes la sombra de Castle of Illusion (y toda la saga of Illusion) es alargada. Quizá demasiado. De hecho fue uno de los primeros títulos retroanalizados por una servidora (la becaria) en otra web cuando comencé en todo esto y además incluso tuve El Honor de participar en el programa que El Club Vintage dedicó a tan grande plataformas. Es Un Puto Juegazo. Le pese a quien le pese. Más o menos a la vez de publicar mi retroanálisis se comenzaron a oír rumores sobre un nuevo Castle ya que se había vuelto a renovar la licencia o algo así. Es que estaba borracho. O drogado. O las dos cosas. No lo recuerdo bien y el globo es el globo…


En cualquier caso mi corazón de gamer retrocebolleta style deseaba con toda la patata un juego puramente old school. Que supliera las dos únicas carencias del original (algo más de velocidad y mucha más duración). Pero una vez más tuve que  ir a meter la herramienta en  un cubo con agua, hielo y clavos. No preguntéis. Pero Mundo Misterioso no es Castle of Illusion… Uy, que me repito. Perdón.

Partiendo de esto y si tuvisteis la suerte (más bien lo contrario) de no haber podido jugar a los originales con los ojos de un niño de 12 años (Castle of Illusion es de 1990 y se lanzó para Sega Mega Drive) seguramente Mundo Misterioso gane enteros. Muchos. Así que a partir de ahora intentaré ceñirme a lo que hay y no a lo que no hay. Aunque es muy complicado ya que el juego intenta evocar en nosotros (los adultos) una nostalgia que día a día la sociedad se encarga de enterrar. Y no sigo que me pongo tontorrona…

La historia ya os aviso que sí es muy de 16 bits. Hay que rescatar a un montón de personajes y viejas glorias de la Disney (una vez más) de un castillo (a qué me suena eso) que ha aparecido en el bosque. Punto. No necesito más para ponerme manos a la obra. No lo he necesitado en mil quinientos doce títulos similares y no voy a ponerme delicado ahora.


Gráficamente hablando también encontramos cierto tufillo a era 16 bits aunque luego lógicamente se despliegan ante nosotros diversos FX que nos hacen ver que si bien el potencial de Nintendo 3DS no está aprovechado al 100% (ni de coña) han puesto cierto esmero en querer recrear todo un mundo cartoon fiel al espíritu del universo Disney y del personaje. Todo con uso y abuso de pixeles 2D de la vieja escuela y de un colorido digno de cualquier producción de la productora de animación americana por excelencia.

Los gráficos empleados para el diseños de niveles son por supuesto temáticos dependiendo del mundo en que nos encontremos, con enemigos bastante variados y con sus personajes a rescatar, añadiendo algo más de variedad al título ya que nos encargarán misiones si previamente son encontrados y llevados a nuestra fortaleza. No esperéis una profundidad y riqueza de subtramas dignas de un GTA ya que estas misiones no pasan de encargos y recados, de ir de A a B y de encuentreme usted esto, pero es cierto que son entretenidas y alargan la vida de un producto de una duración muy limitada.

Hablando de limitaciones tengo que detenerme en algo que no es herencia de la Época Dorada si no más bien del más actual Epic Mickey: los pinceles. Si bien en las consolas mayores este aspecto se supo llevar a la más rotunda funcionalidad, siendo algo realmente divertido y bien implementado, creo que en 3DS no funciona del todo igual. El hecho de tener que estar recurriendo continuamente al dichoso stylus para pintar algo, borrarlo acto seguido para volver a pintarlo de una forma casi casi continua y descompensada rompe de manera terrible el ritmo plataformero del juego. Pasamos de saltar y esquivar a repasar unas líneas burdas y cansinas que no aportan nada.


 Imaginad que vamos lanzados con un apretón de héroe increíble, derrotando enemigos a base de culazos (o gotazos de pintura cual MegaMan), agarrándonos a lianas, saltando pozos insondables y escalando cual intrépido descerebrado cuando ZAS hay que pintar un cañón. Lo pinto. Me subo y me disparan y ZAS hay que pintar otro y ZAS otro y ZAS hay que borrar una cuchilla de una liana y ZAS hay que volver a pintar la liana y ZAS hay una caja que hay que borrar y ZAS otra que hay que pintar y ZAS me acabo de cagar en alguien… Para luego volver a la aventura de plataformas clásica durante 30 segundos para luego volver a un pandemónium de pinturréo para volver a lo clásico para volver al pinturréo…

Multitud de juegos han utilizado el stylus antes de manera similar pero mucho mejor implementada. Tenemos juegos que han usado única y exclusivamente el dichoso bolígrafo como sistema de control. Hay otros que lo usaban para crear plataformas al mismo tiempo que jugábamos. Algunos incluían minijuegos o QTE resueltos con el uso de tan singular apéndice consolero… Pero nunca jamás me encontré con un título que me violase las entrañas, me rompiese los entreculos y me desesperara hasta tal punto con dicha mecánica como Mundo Misterioso. Ni chicha ni limoná que dirían algunos.

No sé si es por los recuerdos que emanan al jugar, su curva de dificultad acertada, la mecánica de sus final bosses sencillos pero divertidos, su música resoltona en plan eróticofestiva-orquestal (con homenajes a Disney y a algunos de sus juegos) o por ese tufillo a clásicos desde Aladdin a MegaMan, pasando por Castlevania e incluso Sonic o Mario. No sé por qué será pero el juego se me ha hecho realmente ameno para algunas cosas y realmente desesperante para otras, pese a que la duración del juego es realmente corta como ya hemos dicho. Un diseño pixelero increíble, una música genial y una mecánica que tira de old school pero que deja clara su vocación de juego para las actuales generaciones. Esas son sus bazas. El tema de la implementación de los pinceles es para mí realmente errónea y su más grande fallo (junto con la duración) pero reconozco que no me ha hecho dejar el juego.



Para los amantes de las aventuras clásicas Disney de aquellos maravillosos años sólo puedo deciros que algo de eso hay. Pero sólo eso: algo. Como ya he dicho varias veces no es ninguna entrega de la saga of Illusion, ni ninguno de los Magical Quest. Es otra cosa. Si eso es malo o es bueno es algo que cada uno debe valorar. Yo me ratifico: ha sido una oportunidad fallida de volver a ver a Mickey en un clásico instantáneo del plataformeo intemporal.


 Lo Mejor

-Plataformeo del bueno con un diseño muy old-school que ZAS una liana…
-Música a la altura del legado de la factoría ameriZAS un barril…
-Curva de dificultad muy bien ajustada que ZAS una caja…


 Lo Peor

-Lo desacertado del  uso y el abuso de los pinceles que violan el gameplayZAS y otra liana…
-La escasa duración una vez de un plataformas. Así, sin ZAS.
-La poca velocidad de desarrollo del juego, aunque eso depende de cada  unoZAS otro barril…
-Os aseguro que el tema de los pinceles y los dibujos es una aunténtica hijopZAS… una auténtica hijoputZASUNA HIJOPUTEZ!!

Análisis publicado en Pulpofrito el 10 de diciembre de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada