Buscar!!

martes, 22 de octubre de 2013

Al trote entre pixeles: de caballos y videojuegos


Uno de los más bellos trabajitos de la Madre Naturaleza es sin lugar a dudas el caballo. Para muchos el auténtico amigo del hombre ya que no sólo nos sirve para ir por ahí cagando en los desfiles y hacer bonito si no que a muchos les ayuda a ganar el pan de cada día. Hoy no voy a hablaros de yeguas, potros y sementales aunque de eso último podría. Hoy voy ha hablaros del caballo en los videojuegos. Que no es poco...
Por supuesto no estarán todos los que son pero sí serán todos los que están. Lógicamente habrá muchos que no incluya bien por desconocimiento bien porque debo centrarme en unos pocos y he elegido a los o bien más he jugado o bien más recuerdo. Espero paséis un rato entretenido y si no siempre podéis sacaros la carrera de mamporrero.

A la hora de empezar por supuesto he creído lógico hacerlo con una de las más famosas y queridas del panorama consolero. Epona, nuestra fiel yegua en más de una entrega de la emblemática saga Zelda no podía faltar. Servicial y cariñosa, creamos un vínculo con ella desde Ocarina of Time (Nintendo, 1998) y hasta día de hoy la hemos podido ver en alguna entrega más.


En carreras y paseos, de potrilla y de adulta, siempre acudiendo a nuestra llamada. Incluso tiene canción propia para nuestra ocarina que nos ayudará a salvarla de las bastardas manos de un clon tramposo de Luigi. Siempre recordaré ese salto hacia la libertad...



Otro de los grandes juegos con jamelgos digitales que siempre estará en mi corazón es sin duda Sunset Riders (Konami, 1991). Si bien aquí los caballos tienen sólo una participación testimonial en alguna fase esta recreación pixelada de ellos es realmente carismática y divertida, como todo el juego en sí.

El caballo no puede faltar en un spaghetti western que se precie y este juego suda western por los cuatro costados. Las fases a caballo persiguiendo a un tren atestado de hijos de perra sedientos de sangre y polvo es ya parte inconstestable de este nuestro mundo. Imprescindible.

Pero realmente Konami en aquella época meaba champán del bueno y no eran pocos los títulos que merecen tal honor. Pero ese es otro tema que veo que nos vamos de madre. Como digo un juego de cowboys tiene que tener varios conceptos de manera impepinable:

Sangre, polvo, balas, buenos, feos, malos y caballos. Y no acepto discusión. Tal es el caso del genial Red Dead Redemption (Rockstar Games, 2010).

Como no podía ser de otra manera este refrito que bebe de cientos de clásicos del género tiene caballos para dar y regalar. De hecho forman parte del juego de una manera tan natural que no se puede entender el juego sin estos fieles animales.

Y no ya por la necesidad de desplazarse por un mapeado extenso y desproporcionado que cubrir de otra manera sería imposible. No. Hablo de la sensación de cabalgar y viajar a lomos de tú corcel, ver el paisaje, trotar, saltar, disparar... Algo que sólo los que hemos jugado a tan especial juego podemos describir... Eso sí, reconozco que las fases de ganadero son algo realmente aburrido y cansino. Prefiero perderme por sus parajes y disparar a todo colono que me encuentre.

Algo muy parecido a lo que ocurre en Skyrim (Bethesda, 2011) o la saga Assassin´s Creed (Ubisoft, 2007): otra ración de paisajes y viajes de ensueño.




Más caballos con los que sembrar el terror sin duda los encontramos en la saga Darksiders (THQ, 2010). Como no podía ser de otra manera controlando a Los Jinetes del Apocalipsis tenemos monturas acorde a la categoría de sus dueños.

Tanto Muerte como Guerra poseían corceles de características similares a tan importantes caballeros. Como ya hemos dicho ser la montura de los cuatro Jinetes que traen el fin del mundo no es moco de pavo.

Lástima que THQ nos dejara sin las siguientes entregas y no hayamos podido ver a Hambre y Peste en acción. Juntar a tan selecta pandilla y verlos cabalgar juntos habría sido algo realmente glorioso...



Shadow of the Colossus (Team ICO, 2005) es otro de esos juegos en los que se crea un vínculo muy especial entre el caballo y su jinete. Prácticamente es la única compañía que tenemos en todo el juego aparte de las lagartijas y los mismos colosos. Todos los que me conocéis sabéis de mi fobia hacia este juego. No me entendáis mal.

Lo cogí con muchas ganas y pese a la gran factura técnica y la genial ambientación no pude jugarlo. No sé. Es algo muy personal pero el control me desesperó. También es posible que fuese porque me pilló en una época en la cual tenía ingentes cantidades de títulos a medias y por empezar pero no pude dedicarle el tiempo que se merece. 

Y es una lástima. De verdad que esta genial y personal aventura creada por Team Ico merece que le echéis un vistazo. Es un clásico de PS2 e incluso podéis encontrarlo en una versión HD.
 
 También para PS2 encontramos otro título cuando menos especial protagonizado por caballos (o al menos con un papel destacado). Ben Hur Blood of braves (Microids, 2006) se centra en la parte más vistosa de la vida de Judah Ben Hur mostrando unas carreras de cuádrigas bastante divertidas.

 Caballos everywhere como no podía ser de otra forma prestando especial atención a la resistencia de estos y a su estado en la carrera. Divertido y muy raro.




Pero no sólo de Ben Hur viven las cuádrigas. El genial Coliseum de Topo Soft nos trajo ya en la Edad de Oro del Soft Español unas muy divertidas carreras sobre estos carros de combate romanos. Podéis probarlo vía emulador online en mil sitios.



También español es Castlevania Lord of Shadows para PS3 y XBox360. En él podemos encontrar una fase a lomos de un corcel místico que me recordó bastante a una muy similar de Shinobi para 3DS...


Aunque para ser sinceros el Shinobi de 3DS no fué el primer encuentro de Joe Musashi con los equinos. En la tercera entrega de la clásica serie ya había una fase a lomos de un veloz corcel. 

Y hablando de series clásicas y ya que hemos mencionado a Castlevania: el de Lords of Shadow no es el primer caballo que hemos podido ver en las aventuras del clan Belmont.


Lo cierto es que la fase de la carreta de Rondo of Blood también me ha hecho recordar al genial arcade Willow (Capcom, 1989), en el cual podemos encontrar otro carruaje que no corre especial suerte en el que Madmardrigan y Willow deben hacer frente a una horda enemiga. Genial y muy revisitable, este juego ha envejecido fenomenalmente.

 Otro de los clásicos a recordar que han envejecido bastante bien es Dynasty Wars de Capcom (1989). A lomos de caballos deberemos recorrer escenarios de batallas clásicas emplazadas dentro de la obra clásica El Romance de los Tres Reinos. Lo cierto es que lo que encontramos no deja de ser un brawler o beat´em up pero que incluye la novedad de ir montado sobre nuestros corceles.

Nuestro personaje sólo podía mirar hacia un lado ya que para movernos para alante y atrás usábamos el stick de control. Si queríamos cambiar la orientación de nuestra montura debíamos pulsar un botón dando la espalda a una parte del escenario. Realmente divertido pienso que ha sido injustamente olvidado. No así como su segunda parte...

En Warriors of Fate (1992) Capcom nos volvía a traer un Beat´em Up otra vez basado en el Romance de los Tres Reinos sólo que esta vez  nuestros protagonistas se bajaban del caballo para ir a pié repartiendo estopa a lo Final Fight. Afortunadamente de vez en cuando podíamos recordar viejos tiempos usando las monturas que encontrábamos por ahí.
Otra título de la vieja Capcom en el que podremos encontrar caballos para dejar las cosas claras al personal es Knights of The Round (1991). El Rey Arturo, Percival y Lancelot se embarcaban también en una guerra desigual en la que debían hacer frente a un yo contra el barrio (perdón) aunque aquí podían ir subiendo de nivel. 
 
Podemos encontrar una genial versión para SNES sin la genial particularidad de ser un juego concebido para tres jugadores simultaneos.



Tampoco puedo olvidarme de otro caballo ilustre obra de mi amada Capcom. En Ghoul´s and Ghost (1988) el bueno de Sir Arthur comienza su aventura a lomos de un poco afortunado corcel. Gracias a los Dioses del Metal en Super Ghouls and Ghost (1991) nuestra pareja de enamorados acaban su aventura a lomos de una yegua blanca camino de algún motel de carretera donde ponerse al día...


Dejamos un poco de lado a Capcom para recordar otro beat´em up donde podemos encontrar caballos. Bueno, algo más o menos parecido: centauros. En Golden Axe The Revenge of Death Adder (Sega, 1992) se nos presenta a uno de estos mitológicos seres como una de sus protagonistas. Dora (que no tiene nada que ver con cierta exploradora detestable) tiene medio cuerpo de amazona y medio de caballo.

Y hablando de centauros, Dora no es la única miembro de esta raza que me viene a la cabeza. En Actraiser (Enix, 1990) podemos encontrar a uno bastante jodón. Pero nada comparado con el Motaro de Mortal Kombat.





Y ya que estamos con centauros jodones no podemos olvidar al cabrón de Centaur Man de Mega Man 6. Lo cierto es que todos y cada uno de los villanos de la saga del bombardero azul me tienen el corazón ganado y al hablar de caballos debía acordarme de este robot.




Hablando de bichos raros tampoco podemos olvidarnos de los pokémon, ya que varios animalejos de estos se basan en caballos, unicornios o pegasos. Rapidash, ponyta o Keldeo son sólo algunos ejemplos de esto.


Mario y Sonic London 2012
Como decía al principio no están todos los que son. Me dejo grandes juegos por nombrar en los que los caballos tienen algún tipo de aparición. Estos son los que más recuerdo aunque me dejo algunos títulos como Toy Story 3, la saga Final Fantasy con su no menos mítico Odin, Fable The journey, Mario y Sonic London 2012, Gun.Smoke (Capcom, 1985) o incluso algunos personajes de Saint Seiya o remates de Inazuma Eleven.

Toy Story 3
Los caballos son seres majestuosos y bellos que han dado pié a no pocas leyendas e historias. En los videojuegos siempre han estado presentes de una u otra forma y no tengo duda de que las nuevas tecnologías nos traerán mejores y más fieles recreaciones de estos fieles animales.


Ahora yo os pregunto: ¿conoces más títulos donde aparezcan estos increíbles animales? ¿Los echaste de menos en algún título?















8 comentarios:

  1. Gran recopilación!!! Aunque personalmente se trata de un animal que odio desde que uno me traumatizó en una cabalgata de Reyes cuando era un crío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que no fuese nada sexual... De hecho tengo varios conocidos que les tienen un pánico enorme. Gracias por pasarte, crack!!

      O sea, no por pasarte crack, si no por pasar por aquí y... bueno, ya me entiendes....

      Eliminar
  2. Te entiendo, te entiendo... solo quiero asegurarme que seguimos sin hablar de nada sexual xD
    Un placer leer artículos tan currados como este :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. un placer que me lea gente como vos, de verdad!!

      Eliminar
  3. Te faltan las monturas equinas de World of Warcraft: desde el corcel de los humanos al semental muerto viviente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante todo gracias por tu coment y pasar por el mierdiblog.
      Como digo en el post, son caballos de juegos que haya jugado y que recuerde. Por desgracia no he jugado nunca a WoW ni ningún otro MMORPG ni nada por el estilo...
      Pero como al final pregunto qué otros caballos recordáis gracias por el aporte!!

      Eliminar
  4. Muy buen artículo, repasando todos los amigos y enemigos equinos y derivados. He llegado aquí buscando info sobre Willow. Muy interesante. Saludos.

    ResponderEliminar