Buscar!!

jueves, 17 de octubre de 2013

Gordopilas y arcoiris cukis: Rainbow Islands

Rainbow Islands (Arcade)
Es posible que una de las coin-op más queridas y recordadas por un servidor sea Rainbow Islands. No sería capaz de hacer el cálculo aproximado de cuántas monedas gasté en el bar de la esquina. Creedme, no exagero. Esos diamantes ocultos me obsesionaban…


Originalmente creado por Taito en 1987, tiene como origen otro carismático arcade de la compañía, el sin par Bubble Bobble (1986). Para todos aquellos que no conozcan las aventuras de Bub y Bob como dragones escupeburbujas tan sólo decir que este action puzzle game de plataformas ha gozado de múltiples versiones incluso hoy en día y es de revisión obligada.
Bubble Bobble (Arcade)

Con uno o dos jugadores simultáneos deberemos atravesar cien niveles para acabar con Super Drunk, rescatar a nuestras amadas y romper la maldición que nos ha convertido en dragones. Hasta aquí nada novedoso, ¿verdad? Pero seguro que si os digo que la única arma con la que contamos es nuestra habilidad para lanzar burbujas y atrapar enemigos seguro que la cosa cambia. 

Lógicamente, las burbujas tienen su propia física y duración, siendo además necesario tocarlas para que exploten y acabar con el enemigo encerrado en su interior, pudiendo incluso ser usadas como plataforma temporal. Hasta que no limpiemos todo el escenario de enemigos no podremos pasar a la siguiente fase.
Pero hoy el que nos interesa es Rainbow Islands, su spin off directo (luego os hablaré del Bubble Bobble 2 real). El argumento sigue la tónica fantástica e infantil del primero, con animales mágicos y enemigos cute (“graciosos, simpáticos”) de clara apariencia anime.

Bubby y Bobby (su nombre humano) deberán rescatar a los habitantes de Rainbow Islands de las garras del malvado Boss of Dark Shadow, ya que han sido convertidos en dragones de burbuja (como nuestros héroes en Bubble Bobble) y están siendo esclavizados. Como es lógico un buen par de protagonistas que se precien no pueden dejar las cosas así y se lanzan de nuevo a la aventura atravesando siete islas (más tres secretas si se tienen todos los diamantes) totalmente distintas entre sí.
Rainbow Islands (Arcade)

Cada una tiene una ambientación diferente (juguetes, militar, cementerio…) aunque sí comparten distribución: cuatro niveles cada una con un final boss. Cada escenario contaba además con la dificultad añadida del factor tiempo, ya que se iba hundiendo en el agua poco a poco obligándonos a ser raudos en alcanzar la cima. Los enemigos eran también característicos de cada zona y aumentaban su velocidad al avanzar en nuestro periplo, subiendo así la dificultad inherente a cada fase.

Otra de las señas de identidad del título es la original arma de nuestros protagonistas. Si en la aventura anterior sorprendía que usaran unas simples burbujas como armas, en esta ocasión se desmarcaron con unos increíbles arcoíris. Sí, como suena. Resultaba sorprendente que un arma tan a primera vista inocente, pudiera resultar tan mortal y útil. Los arcoíris tenían además la funcionalidad de puente provisional o plataforma ya que podíamos caminar encima. Lo malo era que una vez saltásemos sobre ellos caerían arrastrando a todo enemigo a su paso cual guillotina, pero atrapando todo ítem también en su recorrido.

Existían power ups que nos ayudaban en nuestra simpática misión. Aparte de flores y comida que nos daban puntos (no energía, aquí un toque es igual a muerte) podíamos encontrar los ya nombrados diamantes mágicos para desbloquear las islas misteriosas, zapatillas y pócimas. Lógicamente, las primeras aumentaban la velocidad de nuestro personaje. Las segundas potenciaban la velocidad y el alcance de nuestra arma, aumentando la cantidad de arcoíris podíamos lanzar juntos. Esto nos ayudará en nuestra divertida a la par que laboriosa misión, porque el desbloquear todas las islas es una hazaña de titánicas proporciones.
Rainbow Islands (Spectrum)

Algo que habría ayudado a llevar a buen puerto tan compleja aventura sería el poder jugar simultáneamente, ya que pese a sus orígenes como saga (y a entregas posteriores) el modo para dos jugadores era por turnos. Quiero decir que al morir dejábamos el mando al otro jugador. 

Rainbow Islands tuvo ports para casi todos los sistemas de la época y aún hoy los sigue teniendo: las versiones de Commodore 64, ZX Spectrum, Amstrad CPC, Amiga y Atari ST son obra de Graftgold y distribuidas por la despiadada Ocean (algún día hablaremos largo y tendido de ella). Sin embargo, las versiones de Sega MegaDrive, Sega Master System y Famicon para Norte América y Japón fueron creadas por Taito (las europeas por Ocean).

Si no os parecen suficientes, aún nos quedan las entregas lanzadas para PC Engine/TurboGrafx-16, PC, Sega Saturn y PlayStation lanzadas en 1996 por la carismática Acclaim bajo el nombre de Bubble Bobble also featuring Rainbow Islands. En WonderSwan se encargó Bandai (Rainbow Islands: Putty’s Party), mientras que en Game Boy Color (año 2001), PC, PS2 y Xbox (2005) se encargó otra de las grandes, Empire Interactive (éstas últimas dentro del recopilatorio Taito Legends). Las más recientes han sido la versión para teléfonos móviles en 2005 y para Xbox Live Arcade en 2009 (ambas por Taito), además de dos infectas y hediondas entregas perpetradas por las desalmadas gentes de Marvelous Entertainment para Nintendo DS (2006) y PSP (2008).
Rainbow Islands (PSP)


Como curiosidades podemos resaltar que las primeras versiones (coin-op, Amstrad CPC, ZX Spectrum, Commodore 64, Amiga, Atari ST, MegaDrive, PC Engine y Famicom) tenían acordes de la canción “over the rainbow” popularizada por El Mago de Oz, película de culto de 1933. Desgraciadamente las entregas de Master System, NES, Saturn, PSone y los recopilatorios Taito Legends prescindieron de éstos para no infringir copyrights.

Otros datos curiosos son, por ejemplo, que la versión europea de Ocean para NES es mucho más fiel al original, ya que tanto para la americana como japonesa se tomaron varias licencias en la historia, en el diseño de niveles y enemigos, etc. También la versión europea para Master System contenía un bug que mandaba al jugador a la pantalla de inicio al terminar el nivel 7. Mención aparte merece Rainbow Islands Extra Version para MegaDrive (existiendo muy pocos arcades). En realidad se trata del mismo juego pero alternando los niveles y final bosses del original.

Como dijimos al principio, la saga Bubble Bobble es algo liosa. Rainbow Islands se tomó como una segunda parte, pero en realidad si nos atenemos a Taito tras el juego original irían el genial Bubble Symphony (del que tenéis un genial post dedicado a un servidor en Old School Generation) y Bubble Memories, mientras que para NES y Game Boy Clásica se lanzó Bubble Bobble Part 2. Pero, para liar aún más la cosa, el juego que nos ocupa hoy cuenta con secuela propia: Parasol Stars.
Parasol Stars (Arcade)

Parasol Stars: The Story of Bubble Bobble III es un plataformas también encuadrado dentro del género action puzzle game. Fue creado por Taito en el año 1991 para PC Engine aunque más tarde sufriría el mal de los ports (PC Engine, Amiga, Atari ST, Game Boy y NES, anulando finalmente Commodore 64 y ZX Spectrum).

En esta ocasión (y en modo cooperativo simultaneo, como los dioses mandan) atravesarían ocho planetas con seis fases cada uno usando como arma unos paraguas. Usando estos parasoles podíamos defendernos, coger, lanzar y paralizar enemigos, además de utilizar agua mágica basada en distintos elementos (que antes debemos capturar) y que otorga un gran poder. Ciertamente nos encontramos ante un gameplay más fiel al Bubble Bobble original de lo que fue el inolvidable Rainbow Islands.

A día de hoy no sé si existen más versiones en desarrollo. Sé que siempre termino mis retro pataletas clamando a los cielos por una nueva entrega de cada uno de los títulos que recordamos en Retro Gamikia (excepto de Virtuoso), pero viendo las últimas entregas de DS y PSP, casi que mejor os invito a que rescatéis el original… Así seguro acertaréis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada