Buscar!!

viernes, 11 de noviembre de 2011

Disney Universe: oiggggg, que bonico... o no

Cuando en el Gamefest probé este título de Disney Interactive lo cierto es que pensé que aún estaba muy verde. Para mi sorpresa, a los pocos días lo teníamos en las tiendas. Pero vamos por partes.


Normalmente los juegos Disney no se diferencian por un argumento enrevesado. En este caso la excusa para embarcarnos en un viaje por esos mundos de fantasía es incluso más sencilla aún. Un nuevo parque temático llamado Disney Universe ha sido inaugurado y aquí los niños son protagonistas reales de sus aventuras favoritas. Lamentablemente un virus malvado toma el control y los niños son los encargados de que este universo Disney sea todo diversión otra vez. Eso es todo.

Los Piratas del Caribe, Monstruos S.A., Wall-E, El Rey León, Aladín y Alicia en el País de las Maravillas serán los mundos que deberemos recorrer para liberar a otros niños de la influencia de Hex, el virus informático. Por supuesto a mayor número de niños mayor será la cantidad de disfraces disponibles para nuestros protagonistas. Desde Tron a clásicos Disney, pasando por los mundos que inspiran las fases de este juego llegaremos hasta la nada despreciable cifra de 45 trajes distintos.

Cada uno de los mundos se divide en tres fases con tres subniveles cada uno. La libertad se reduce a elegir en qué fase comenzamos desde un menú para luego jugarlas linealmente. Aquí no tendremos un mundo central como en otros títulos, pero al menos sí que tendremos objetos ocultos para encontrar y desbloquear arte conceptual o subir de nivel nuestros disfraces, haciéndolos algo más poderosos.



La comparación de Disney Universe con los Lego de Traveller´s Tale o Little Big Planet no es casual y a nadie le habrá pasado por alto que son su fuente de inspiración. Pero lamentablemente en la comparación la aventura de Disney sale perdiendo tanto en posibilidades como en diversión, niveles, duración o complejidad.
Es obvio que su público son los niños pero eso no significa que el juego deba ser un paseo más aún existiendo grandísimos títulos que enganchan a niños y a mayores por igual suponiendo un reto para ambos. 

Los juegos de Mario o los ya mencionados Lego y Little Big Planet son juegos aptos para todos los públicos que ofrecen un reto acorde a lo que busque cada jugador. En Disney Universe es todo tan sencillo que incluso se da la opción de marcarte paso a paso lo que debes hacer. Aunque se desactiven esos indicadores, el juego sigue siendo un auténtico paseo.

Además se ha buscado la forma rápida de alargarlo: necesitamos volver a los niveles ya jugados para ganar dinero. ¿Y para qué necesitamos más dinero? os estaréis preguntando. El oro ganado lo deberemos invertir tanto en desbloquear mundos (sólo tres vienen de serie) como en comprar los disfraces desbloqueados. Al menos los niveles ya superados contarán en las sucesivas visitas con algunos cambios en los enemigos, los puzles y más disfraces para desbloquear.


Es una pena que siendo su clara inspiración los enormes, en todos los sentidos, juegos de Lego no hayan cogido más de estos. La cantidad de personajes Lego en cada entrega es abrumadora, encontrando varios tipos de protagonistas y enemigos. En Disney Universe los personajes principales son todos totalmente iguales entre sí jugablemente y los enemigos, aunque temáticos en cada nivel, son siempre de tres o cuatro tipos.

Además, la subida de nivel de los disfraces sólo afectará a la potencia del golpe especial haciéndolo más fuerte. Al final, los toques de hack´n slash o beat´em up se quedan en anecdóticos con un sistema de control poco trabajado que incluso nos fallará a veces, pese a su sencillez al contar con tan sólo tres botones.
Pero no quiero que penséis que no tiene nada bueno que ofrecer. Nada más lejos de la realidad. Desde el humor que destilan sus simpáticos enemigos, hasta los alocados power up/maldiciones que nos convertirán desde una perseguida hamburguesa a un pollo, pasando por zapatos o pelotas de baloncesto, el juego tiene detalles muy curiosos.

Uno de los que más me ha gustado es el poder pasar las maldiciones a nuestros compañeros o unos bonus en forma de máquinas arcade de las de toda la vida. Al acercarnos a ellas, el juego se interrumpe unos segundos, limpiando el nivel de obstáculos en una zona acotada y ofreciéndonos jugosos premios si cumplimos ciertos requisitos.

Desde eliminar enemigos a picotazos a esquivar bombas, atizar a nuestro compañero o recoger muñecas, recuerdan en su mecánica a juegos clásicos como Robotron, Pac-Man o Whack-a-Mole. Son realmente divertidos y tan sólo echo en falta la opción de jugarlos de forma independiente en un loco modo multijugador.

Gráficamente el juego cumple, ya que la recreación de los niveles está bastante lograda y tiene detalles como los paisajes de fondo creados con bastante gusto. Tampoco es de extrañar, ya que como hemos dicho los niveles son realmente pequeños. Quizá algún diente de sierra un tanto extraño o una claridad algo discutible con cuatro jugadores a la vez, pero son detalles mínimos.

En el apartado sonoro es curioso como se ha introducido versiones de las canciones originales Disney, haciéndolas en muchos casos irreconocibles. Supongo que han intentado innovar en ese aspecto, ya que añadir las canciones sin más habría sido demasiado sencillo. Pero es que Disney no es Disney sin su música… Quizá deberían haber aprendido del genial trabajo de Square-Enix en su serie Kingdom Hearts. Al menos el juego nos llega totalmente doblado a nuestro idioma, aunque nuestros personajes no hablen.

Está claro que el juego está orientado a los peques pero sin el desafío de otras aventuras parecidas. Disney Universe podrá haceros pasar un buen rato si se juega en compañía. ¿Si recomendaría este juego a un adulto? Lamentablemente no, ya que hay otros títulos similares mucho más complejos. ¿Si se lo recomendaría a alguien que va a jugar con niños? Indiscutiblemente sí. Se podría haber hecho mucho mejor, pero es sincero y directo. Es una nueva licencia, que aunque da la sensación de estar poco aprovechada y que lo de Disney es meramente comercial, tiene mucho que ofrecer. Aunque también por mejorar.

Artículo escrito por mí para Gamikia el 11 de noviembre de 2011 (enlace)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada