Buscar!!

jueves, 12 de abril de 2012

Captain Commando: un nene, una momia, un ninja sádico y un fúquer


Una momia adicta a los cuchillos, un ninja con espíritu de carnicero, un bebé superdotado tan aficionado a la robótica como al wrestling y un superhéroe intergaláctico ochentero total. Si al cuarteto protagonista le añadimos un street brawler de toda la vida tenemos Captain Commando. El juego es un beat ‘em up de corte clásico referente del género, obra de una genial Capcom en su época dorada, cuando era una de las empresas estrellas de la industria y todo lo que hacía se convertía en oro.

Partiendo de que el personaje original de Captain Commando era algo así como una mascota (si os fijáis, su nombre forma las iniciales de la compañía), lo primero que debéis saber es que apareció en algunos de los manuales de instrucciones de sus títulos para NES a mediados de los 80 con frases, por ejemplo, de agradecimiento al jugador por la compra del juego, animándolo y demás moralina en títulos como 1942, Commando, Ghosts N’ Goblins, Mega Man, Strider, Mega Man 2, Willow, Duck Tales, Trojan, Section Z o Gun Smoke.


Los dos primeros Captain Commando

También es cierto que las gafas fueron un añadido algo más tardío o que al principio llevaba dos medallones y varias armas en cada mano, además de un mono, hasta que en 1991 fue lanzado el arcade que todos conocemos y amamos: Captain Commando. Cabe destacar que es la primera recreativa de Capcom que permite cuatro jugadores a la vez aunque otras compañías habían ya explotado este tipo de muebles.

Lamentablemente, el personaje perdió su papel de mascota o personaje fetiche de la compañía en favor de otros como Ryu o Megaman. Aunque sus orígenes están llenos de misterio, se sabe que proviene de Norte América y que nació en el año 2000 (ains, los mitos de los años 80…). Parece obtener sus poderes de la armadura que viste, con cualidades basadas tanto en la electricidad como en el fuego. Otro de los grandes misterios creados en torno a él es de dónde proceden sus increíbles habilidades para el combate cuerpo a cuerpo.

Para ser justos con el personaje, hemos de dejar claro que el arcade (y su elenco de personajes) han envejecido maravillosamente bien y son recordados con cariño. Esa es una de las razones por la cual rescataron al Capitán (asistido por su comando al completo) como luchador para el juego de 1998 Marvel vs Capcom: Clash of Super Heroes, así como su segunda parte Marvel vs Capcom 2: New Age of Heroes y para Namco x Capcom en el año 2005, el cual lamentablemente sólo pudieron saborear nuestros queridos amigos los nipones.

Mención aparte merece The Avengers and Captain Commando. Se trata de un mod hecho por un fan para la extinta Sega Dreamcast, basado en el motor Beats of Rage. Su argumento no tiene desperdicio: tras un casting surrealista, el Capitán América, Iron-Man y The Punisher son rechazados por Stan Lee para protagonizar un nuevo cómic. Aburridos y hastiados, el bueno del Capitán Comando requiere finalmente los servicios de los superhéroes para un trabajito en el que tendrán que hacer aquello para lo que han nacido: patear las calles y a todo bicho viviente que se encuentre en ellas.


No sería justo dejar de lado a los otros personajes que componen tan inspirado comando, ya que son todo un derroche de originalidad y diseño, pero cargado de tópicos a la vez, aunque suene paradójico. A parte del ya citado líder Capi Commando, nos encontramos con Mack the Knife, una momia armada con un juego de cuchillos malditos que hacían desaparecer entre el polvo el cuerpo de los enemigos. No menos impresionante es Ginzu, el ninja: aun siendo un clásico de la imaginería de los 80, tenía un diseño moderno y rompedor, al igual que sus golpes que podían partir en dos a los rivales… literalmente.

Para el final dejo a mi querido Baby Commando. Como buen amante del wrestling este personaje que lo tenía todo era mi elección personal: a un diseño rompedor (un bebé sobre un robot) se unían piledrivers, suplex y golpes llenos de potencia. Hemos de recordar que en esta época cualquier street brawler que se preciara debía tener un wrestler. Baby Commando era una auténtica bestia parda, heredero del buen hacer de nuestro querido Haggar (Final Fight).

Ya que hablamos de Haggar y nuestro inmortal Final Fight (algún dia tendrá su Retro Gamikia), el juego nos situaba en la misma ciudad, Metro City, pero en el año 2026 (es decir, Captain Commando tenía unos tiernecitos 26 años). Scumocide, un mutante con muy mala leche, intentaría dominar el mundo empezando por esta ciudad que parece ser no tenía tener demasiada suerte.

Nuestro viaje empezará en las calles de la ya mencionada Metro City, pasando por alcantarillas, transbordadores espaciales, museos o circos, hasta llegar a la base espacial Callisto aniquilando a todo un plantel de variados enemigos, a la par que peligrosos: cavernícolas, ninjas, esbirros, sexis muñecas electrificantes (literalmente) y una selección de final boss la mar de bastardos y con unos diseños más que correctos. Doy fe de ambas cosas.


Al menos contábamos con una amplia selección de armas para hacernos más llevadera la odisea, desde martillos a bazookas (otra vez, bendita influencia ochentera), pasando por shurikens, pistolas laser, etc. Una de las estrellas del juego eran unos bots gigantescos que podíamos pilotar, al más puro estilo Golden Axe.

Estos mechas contaban con características muy distintas (puñetazos, fuego y hielo), que nos facilitaban mucho el avance siempre y cuando no fueran nuestros enemigos los que montaban tan letales vehículos. Hemos de tener en cuenta que su dificultad y duración son considerables, ya que disponemos de una gran variedad de niveles, lo suficientemente largos y poblados por sus carismáticos enemigos.


Detalle de Marvel Vs Capcom 2

Las melodías que nos brindaba el juego son de lo mejorcito de la época, claramente reconocibles y de una variedad abrumadora. Tampoco hemos de obviar los FX sonoros, ricos y generosamente variados otra vez. Para la historia queda la voz digitalizada del Capi. Como hemos dicho, obra de una Capcom de antaño, que supo innovar con otros detalles como la posibilidad de correr y asestar ataques en carrera. ¿Sencillo? Puede. ¿Efectivo? Sin duda.

Aunque infravalorada en su día, Captain Commando no sólo ha encajado estupendamente el paso del tiempo: como el buen vino ha envejecido bien, ganando con el transcurso de los años. Seguramente de no haber coincidido con otros títulos hubiese ocupado desde su primer día el sitio que le corresponde. Aun así, gozó de una conversión para SNES, otra para PSX y fue incluido en los recopilatorios de éxitos Made In Capcom para PS2 y PSP.

Como curiosidad, señalar que el manual de la versión americana de Section Z (1985) identifica al personaje principal como nuestro idolatrado Captain Commando.


Detalle de la marquesina para el arcade original

4 comentarios:

  1. Efectivamente, este es uno de esos juegos que cuanto más tiempo pasa, más te gusta.

    ResponderEliminar
  2. Un juego de los que marcan época.
    Imprescindible para todos los aficionados al género.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será de los títulos que más cariño suscitan en mí

      Eliminar