Buscar!!

martes, 18 de marzo de 2014

Totally Rad: disfraces a gogó

Una vez más vamos a intentar rescatar un juego del olvido. Esta vez el elegido es Totally Rad, lanzado porJaleco en 1991 para nuestra querida NES. En Japón fue lanzado bajo el nombre de Magic John en el año 1990.

El juego, pese a ser el mismo, contaba con unos personajes más occidentalizados para su lanzamiento en EE.UU. y Europa. Mientras que en Magic John nos encontramos a un niño con una gorra con alas y a su novia pasados totalmente por un filtro manga, en Totally Rad nos encontramos con el chulo típico americano con su chupa de cuero y su tupé almidonado. En cuanto a la novia, luce un look totalmente ochentero con el pelo muy corto y, lógicamente, unos ojos más occidentales.
Totally Rad bebía descaradamente de la mecánica de juegos tipo Megaman (Capcom, 1987), esto es, un personaje que podía “transformarse” en otros caracteres con distintas habilidades. No era un caso único, ya que múltiples juegos usaron esa fórmula, como son Little Samson (Taito, 1992) o Ufouria (Sunsoft, 1991). Si bien es cierto que aquí el personaje sufría una transformación completa. No eran el mismo sprite cambiando de color y habilidad (MegaMan) o varios personajes intercambiables. Aquí nuestro héroe sufría una mutación que transformaba radicalmente su aspecto y habilidades, así como un especial que debíamos cargar y que, lógicamente, se gastaba.
Su sencilla historia nos cuenta como Jake, aprendiz de mago del gran ilusionista Zebedia Pong, se ve envuelto en el rescate (sí, otra vez los 90) de su novia. Ésta es secuestrada por unos desconocidos con el fin de obligar a su padre, un científico de prestigio, a colaborar en sus malvados planes. Finalmente en la historia se mezclan submundos, monstruos, robots, reyes malvados, científicos y amor. Como podéis comprobar muchos tópicos de la época.
Es curioso, como en la versión japonesa los protagonistas (John y Yuu) son dos niños de 10 años, mientras queJake y Allison, su novia, son unos surfistas adolescentes. Esto se desprende del lenguaje usado en el juego, ya que todo el tiempo usan términos típicos de este deporte y una forma de hablar muy cool… para aquellos años.
Del juego nos quedamos con la posibilidad de transmutación en varios personajes y sus especiales, basados en elementos y sus intrincadas fases de plataformas. También recordar a una cuidada galería de jefes finales que rallaban el surrealismo, que contrastaban con la sencillez de sus gráficos (y con sencillos no me refiero a malos, que conste).
Un gran juego que aun hoy se muestra divertido, pese a su dificultad y a la total ausencia de passwords. Al igual que la música, ya que Jaleco nos tenía muy bien acostumbrados en ese aspecto. No en vano han parido grandes obras, como son Astyanax, Rival Turf (y su secuela Brawl Brothers), Earth Defense Force, Rodland, Saint Dragon o Bases Loaded entre otros. Todos y cada uno de ellos se merecen un Retro Gamikia. Todo se andará.
Sin más animaros a descubrir un título que no por añejo es menos divertido, que sigue suponiendo un reto y que además ha envejecido bien. Disfrutadlo, cosas así ya no se hacen…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada