Buscar!!

martes, 25 de marzo de 2014

Rockin´ Kats: gatos con estilo

Seguro que al nombrar a la desarrolladora japonesa Atlus a más de uno le vienen a la cabeza títulos como Bonk´s, Power Instinct o las sagas Shin Megami Tensei y Persona. Hoy vamos a hablar de un plataformas quizá algo olvidado para la siempre genial NES del que muchos guardamos un grato recuerdo: Rockin´ Kats.

Corría el año 1991 cuando una joven Atlus lanzaba N.Y. Nyankies, más conocido en el viejo continente comoRockin´ Kats. Con un argumento digno de los surrealistas Hanna-Barbera relataba las aventuras de un gato llamado Willy enrolado en el rescate de su novia.
En esta aventura de plataformas controlaremos a tan neoyorkino felino en su enfrentamiento contra la banda de Mugsy. Por supuesto él solito contra la mafia canina que atemoriza la ciudad como mandan los cánones de la industria desde tiempos inmemoriales.
Para tan loable hazaña Willy sólo contará con su pistola mecánica. Nada de balas, lanzallamas, misiles o rayos láser que eso sería muy fácil y jugaríamos con ventaja. En Rockin´Kats nuestra arma disparará un brazo mecánico con un guante en su extremo al estilo Inspector Gadget.
Por supuesto no solo servirá para dar puñetazos hidráulicos a nuestros enemigos sino que nos facilitará el acceder a plataformas lejanas o incluso columpiarnos para seguir avanzando cual Tarzán en Nueva York, además de poder agarrar objetos con el fin de lanzarlos e incluso impulsarnos al golpear el suelo. Como veis no es precisamente un arma manca… en todos los sentidos.
Para poder llegar a nuestra amada Jill y derrotar al capo perruno deberemos avanzar por cinco fases muy distintas debiendo seleccionarlas como si fueran canales de una vieja televisión, es decir, como si de un show se tratase. Para acceder al último de estos niveles por supuesto hemos de haber terminado las cuatro primeras, eso sí, en el orden que queramos.
Podremos ir desde los callejones de la ciudad o el metro, hasta un parque de atracciones, el salvaje oeste e incluso un aeródromo en el que se inspiraría ni más ni menos que el genial Sonic 2 (1992). También podremos comprar distintos ítems y power ups en un canal de La Tienda en Casa encontrando bolas de pinchos o proyectiles para nuestro guante, patines voladores o vidas extra. Además existe otro donde podremos jugar a varios concursos en forma de minijuego para multiplicar nuestras ganancias.
Gráficamente estamos hablando de una NES en el año 1991, es decir, realmente más que explotada. Si bien se echaban de menos algunos cuadros de animación se suplía con unos diseños totalmente cartoon de un tamaño más que considerable, sobre todo en los final bosses.
Musicalmente hablando podemos encontrar composiciones muy diferentes ambientando los distintos canales de TV y sus entornos. Los FX están bastante logrados y tampoco creo haya que exigir mucho más si tenemos en cuenta el ambiente macarra del título.
Todo parece sacado de una peli del maestro Don Bluth y luce de una manera genial, encontrando niveles en los que deberemos ir ascendiendo o algunos con autoscroll. No tiene nada que envidiar a otros geniales plataformas del estilo como Ducktales o Chip´n Dale. Pero lo que está claro es que de saltos, peleas y rock´n roll Rockin´Kats va servido.
Quizá la pega más obvia es que se trata de un juego realmente corto. En unos míseros 35 minutospodremos acabarlo. Eso sí, para los valientes aún quedará un nivel extra algo más complejo y que supondrá una prueba para nuestros reflejos que lamentablemente se verá recompensada con el visionado del mismoending que la primera vez que terminamos con los planes del pérfido Mugsy.
Nimiedades que no ocultan las virtudes de un juego que encandiló a todo aquel que pudo echarle el guante hidráulico y que no deberías perderte. Además, ¿en qué otro juego de NES podemos golpear en la entrepierna a un gorila gigante?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada