Buscar!!

martes, 26 de febrero de 2013

Chulazos de los de antes: Sabreman

El elegir un título para la sección retro de Gamikia en La Semana de Rare quizá pueda parecer sencillo pero os aseguro que no lo es. Es tal la cantidad de obras maestras que merecen reseña y es tan amplio el abanico de géneros y máquinas tocadas por la prodigiosa varita mágica de estos locos ingleses que hasta prácticamente ayer no lo tenía claro. En principio pensé en algo más actual como Diddy Kong Racing o Battletoads. Incluso pensé en alguno de sus títulos para NES.


Pero al final decidí irme un poco más lejos. A cuando Rare aun era Ashby Computers and Graphics Ltd y publicaba sus productos bajo la marca Ultimate Play the Game. Así que me he liado la manta a la cabeza y aquí estoy: hoy la RetroGamikia no versa sobre un juego, si no sobre un personaje. Pero no uno cualquiera, si no uno que aun hoy sigue siendo homenajeado y es protagonista de algunos de los mejores títulos que he podido nunca disfrutar.

Sabre Wulf (ZX Spectrum)
Lo cierto es que veo la elección de Sabreman como correcta. Si no me falla la memoria Sabre Wulf es el juego número siete de Ultimate tras los también geniales Jetpac, Pssst, Tranz Am, Cookie, Lunar Jetman y Atic Atac. Siete. Curioso número. Según muchas culturas es un número mágico que encierra poder y buena suerte. No sé si para los carismáticos hermanos Stamper supuso algo así, pero está claro que es un juego que fue recibido estupendamente en 1984 tanto por público como por crítica.

Como digo en esta aventura tomaremos por primera vez el papel de Sabreman. Hablamos de un intento de aventurero-explorador inspirado en el increíble Henry Stanley, también inmortalizado por los videojuegos en la castiza serie Livingstone Supongo (Opera Soft, 1986). Pero esa es otra historia que ya tendremos tiempo de tratar. Volvamos al bueno de Sabreman que es lo que nos interesa.

Es curioso como esta primera parte de la trilogía de Sabreman no es la primera en ser creada. Sí es la primera que se comercializa ya que según parece Knight Lore ya estaba acabada pero los Stamper pensaron que era demasiado pronto para su estilo de juego y decidieron darle algo más de tiempo para que no eclipsara a otros títulos más conservadores. Todo esto es algo más bien anecdótico ya que nunca se ha confirmado.

En cualquier caso apostaron por un desarrollo algo más sencillo pero innovador y estéticamente muy cuidado. Nuestra misión es recorrer una multicolor selva con la ayuda de nuestro machete para buscar cuatro piezas de un amuleto a la vez que huimos de animales salvajes y otros peligros, sin contar con el omnipresente y mortal Wulf. Este lobo nos perseguirá y no podremos hacer nada contra él.

Al menos contábamos con power ups en forma de flores que nos hacían más poderosos o veloces, algo realmente útil si tenemos en cuenta que a algunos enemigos sólo podremos desviarlos y que no podemos permanecer mucho tiempo en un mismo sitio. Una vez recuperados los cuatro fragmentos mágicos de sus aleatorias ubicaciones podremos acabar con nuestro letal enemigo, el lobo Wulf.
ç
Underwurlde (ZX Spectrum)
Fue lanzado para ZX Spectrum, BBC Micro, Commodore 64 y Amstrad CPC, siendo de gran éxito sobre todo la versión para Sinclair. No hace mucho que pudimos disfrutar de una nueva entrega en Game Boy Advance con un prominente lavado de cara. Por supuesto el juego era algo más complejo y se convertía ya en una aventura en toda regla. Lástima de su escaso éxito comercial ya que era bastante divertido y mezclaba el desarrollo clásico con fases de plataformas, todo regado con una buena ración de puzles.

La segunda parte de la trilogía original tiene por título Underwurlde. También se lanzó en 1984 siendo en esta ocasión una aventura de plataformas que pese a que hoy podríamos tildar de clásica, en su momento supuso un soplo de aire fresco. Su dificultad legendaria es atestiguada por sus más de 500 pantallas de estrés y saltos, con enemigos implacables y peligros tras cada esquina.

Es curioso que en muchos juegos similares de la época el caer de cierta altura suponía la muerte inmediata. En Underwurlde también, como es lógico, pero uno de los detalles que con más cariño recuerdo es el poder usar cables para descolgarnos de algunos sitios. Pese al bigote Sabreman era todo un atleta

Como hemos dicho, el juego contaba con más de 500 pantallas de un mapeado obra de alguna mente enferma en el que contábamos con tres salidas posibles y para poder usarlas deberemos antes acabar con sus respectivos guardianes. Para colmo cada uno de ellos es sólo vulnerable a un tipo de arma y, por supuesto, deberemos buscarlas antes. Curiosamente dependiendo de a qué salida nos dirijamos el universo de Sabreman cambiará y deberemos seguir sus aventuras con un juego u otro. Una salida conduciría a Knight Lore y las otras dos a otros títulos…

Tanto ZX Spectrum como Amstrad CPC recibieron su pertinente versión, añadiendo MSX a la fiesta con un port bastante digno. Unos meses más tarde volveríamos a tener noticias del bueno de Sabreman.

Como hemos dicho antes Knight Lore es el juego primigenio de la trilogía de Sabreman pero su concepto asustó tanto a los hermanos Stamper que decidieron venderlo tras las dos primeras partes a finales de 1984. Esta jugada que puede sonar extraña finalmente les salió bien y Knight Lore es a día de hoy uno de los mejores juegos jamás creados para esas maravillosas máquinas de 8 bits y seguramente de la historia. Pero vayamos por partes.

Knight Lore (ZX Spectrum)
En esta ocasión el campechano de Sabreman deberá encontrar los ingredientes para fabricar una poción que necesita para deshacerse de una maldición que le atormenta. Por supuesto esos ingredientes no están en cualquier supermercado y están repartidos por un castillo lleno de peligros y muertes seguras. Pero la necesidad apremia y sin poción no hay cura. Así que sin más remedio deberemos asaltar el castillo y recorrer todas sus pantallas para poder hacer la lista de la compra.

Uno de los puntos fuertes del juego es la maldición de la que hablamos: licantropía. Nuestro buen explorador tras haber sido mordido por Wulf por las noches sufre una metamorfosis bastante inconveniente y dolorosa por la cual se transforma en hombre lobo. Esto no pasaría de anecdótico si no fuese porque en el juego habrá ciclos de noche y día, viendo en directo la metamorfosis de nuestro aguerrido héroe. Estos cambios diurnos actualmente son algo muy normal pero en aquella época fue otro aspecto realmente innovador.

Esta maldición que puede parecer útil pensando en un agresivo y despiadado hombre lobo no es del todo lo que esperamos. Durante nuestra fase licántropa deberemos limitarnos a saltar y esquivar cualquier encuentro con los peligrosos engendros a los que nos enfrentaremos en nuestro peculiar periplo.
Siguiendo la norma creada con la segunda parte de romper los lazos jugables de su predecesor con Knight Lore volvemos a ver un cambio de tercio y nos encontramos ante una aventura en vista isométrica. Éste usa y abusa (en el buen sentido de la expresión) de la técnica que Rare, perdón, Ultimate supo aprovechar como nadie: Filmation. 

Esta técnica innovadora permitía usar físicas, rutinas y gráficos realmente increíbles para su época, brindándonos muchos juegos ya míticos. Gracias a ello podíamos interactuar con el entorno de una manera realmente novedosa para la época, teniendo que pensar en unas peculiares tres dimensiones. Recordad que estamos hablando de 1984.

Pentagram (ZX Spectrum)
Todo esta lucha de conceptos arriesgados y portentos gráficos fue lo que quizá hizo que los Stamper decidieran dejar Knight Lore para el final, favoreciendo así a Sabre Wulf y Underwurlde. Recordad que estamos hablando de todo un hito en la Historia de los Videojuegos y todo un éxito comercial en cualquiera de sus versiones (ZX Spectrum, Amstrad CPC, BBC Micro y MSX), incluso contando con una versión para Famicom Disk exclusiva para Japón de mano de Jaleco. Imaginad qué calidad tenía el juego para que pese a ser europeo la mismísima Jaleco hiciera un port o que incluso hoy en día sigan saliendo remakes/secuelas de este título aunque sea de manera apócrifa.

Curiosamente al acabar Underwurlde como hemos comentado antes se nos habría el universo Sabreman con nuevas posibilidades. Pese a que la trilogía original ya había acabado se estaban gestando nuevos títulos para tan peculiar héroe: Pentagram y Mire Mare.

Pentagram (1986) es otro título que explotaba Filmation a base de bien y nos ofrecía otra aventura con vista isométrica en la que buscar objetos, aunque ya sin ciclos de día y noche al no estar enfermos de licantropía. Como hemos dicho, este sería otro camino en la historia de Sabreman y en esta ocasión nos veremos convertidos en un aprendiz de mago. Este hecho puede chocar e incluso hace que muchos no sepan que el protagonista es nuestro versátil paladín.

Sabre Wulf (Game Boy Advance)

Otro genial título que llevaba estas geniales máquinas (MSX y ZX Spectrum) hasta límites insospechados. Cosa que no podemos decir de la última de las aventuras, Mire Mare. El último de los posibles caminos que podía tomar Sabreman al final de Underwurlde nunca vería la luz. Todo el tema de la venta de la marca Ultimate Play the Game a U.S. Gold pasó factura a estos genios ingleses y nunca pudimos disfrutar de la totalidad de las aventuras de Sabreman. Una verdadera pena.

Sabreman en cualquier caso sigue siendo muy querido en Rare. No sólo hablamos de su relanzamiento en GBA en 2004, si no de su aparición en Killer Instinct como personaje seleccionable aunque en el juego se le llame Count Von Sabrewulf y aparezca en su forma licántropa. También lo podemos encontrar haciendo un cameo algo más conservador en otro de los juegos estrella de Rare, Banjo-Tooie, interactuando con nosotros. Hay otras apariciones que no deben olvidársenos como en un circuito de Banjo Pilot, en una montaña de Donkey Kong Land Advanced o en el malogrado Viva Piñata. Apariciones todas para ojos inquietos. Estén atentos. Incluso se rumoreó sobre un nuevo título de carreras locas al estilo Mario Kart o Diddy Kong Racing titulado Sabreman Stampede para las consolas Xbox, aunque mucho me temo que el proyecto está en dique seco.

En cualquier caso sirva este pobre post para rendir homenaje a uno de los primeros personajes en la historia de la industria en tener toda una serie de juegos y sin el cual todo esto no sería igual. Además todos sus títulos son de una calidad sobrada y demostrada, cosa que ya quisieran muchos personajes icónicos actuales para sí. ¿Qué tiene Rare preparado para Sabreman? Sólo el futuro nos lo dirá, eso sí, con un ojo puesto en el pasado.







Artículo publicado en Gamikia el 17 de enero de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada