Buscar!!

martes, 10 de julio de 2012

Chulazos y guantazos: Bad Dudes vs Dragon Ninja



”Rampant ninja related crimes these days…
Whitehouse is not the exception…”.

Y volvemos una vez más en RetroGamikia a los viejunos salones recreativos. Por supuesto, no con una coin-op cualquiera. Hoy vamos a hablaros de un gran clásico de Data East cargado de tópicos ochenteros. Señoras y señores, Dragon Ninja está en el edificio.


Bad Dudes Vs. DragonNinja es su nombre completo fuera de Japón. Data East ya estaba acostumbrada a crear auténticos arcade hits como Captain America and The Avengers, Joe & Mac Caveman Ninja, Robocop, Chelnov o Karnov entre muchos otros. Esta vez no iba a ser diferente y volvieron a volcar su buen hacer en un beat´em up que bebía una vez más de la fiebre desatada por los ninjas. Como ya comentamos en otra ocasión (al hablar de The Last Ninja) en los 80 se podría hablar de un shinobi boom, si se me permite el chiste.

Productoras como Cannon o Golam-Globus se encargaron de mostrarnos lo letales que podían ser estos silenciosos asesinos y qué valientes podían ser Los Guerreros Americanos. Por supuestos estos chulos blanquitos hipermusculados eran unos guerreros aún más temibles que los herederos de tan mortal y milenario arte, el ninjutsu, incluso aunque el enemigo contara con un ejército… Cosas del cine.

 Una vez más el argumento no es algo de lo que Shakespeare se sentiría orgulloso. El presidente de los EE.UU. ha sido secuestrado por el clan Dragon Ninja en una visita a Nueva York. Así el Servicio Secreto no tiene más opciones que recurrir a dos macarras callejeros llamados Striker y Blade y que os recordarán a cierto actor reciclado en gobernador, cuyo nombre comienza por Arnold y termina por Schwarzenegger. Por supuesto, estos dos mercenarios son mucho más peligrosos que la secta ninja, esto es así. Sí, los 80 una vez más.

Hemos de recordar que aunque es un beat´em up, tiene más de Shinobi (Sega, 1987) y Vigilante (Irem, 1988) que de Double Dragon (Technos, 1987). Nuestros enemigos caerán con tan sólo un golpe en la mayoría de los casos, con un avance totalmente lateral sin desplazamientos en profundidad, aunque con dos alturas. Con dos botones (salto, puño/patada) deberemos avanzar por calles, techos de vehículos, trenes, bosques o alcantarillas hasta alcanzar nuestro objetivo.

Al menos contamos con la opción de usar patadas giratorias y un golpe que acumula fuerza, con una curiosa aura sobre nuestros protagonistas que les dota de un aire anime muy marcado. Por supuesto podremos hacernos también con los objetos que dejen nuestros enemigos, desde nunchukus a cuchillos, pasando a relojes que alargan el tiempo disponible o botes de refresco que recuperan nuestra salud.

 Un arcade de esa época no se puede preciar de serlo sin su ración de final boss y en este caso vamos bien servidos. Ninjas de todo tipo y energúmenos hipertrofiados saldrán a nuestro paso al final de cada nivel, suponiendo un reto mayor tanto por resistencia como por habilidades. Como curiosidad decir que al final del primer nivel aparece el mismísimo Karnov, protagonista de otro juego de Data East. En el manual de instrucciones de NES se explicaba que el bueno de Karnov trabajó para Dragon Ninja engañado, por eso en otra fase vuelve a aparecer pero de otro color, suponiéndose que es “otro Karnov”.

Dragon Ninja tiene también el dudoso honor de tener uno de los endings más cutres de la historia de los videojuegos. No es que esperara un final épico ni mucho menos, pero es que este es de traca. En la versión comercializada fuera de Japón, los héroes celebraban su victoria comiendo hamburguesas con el presidente Ronnie con la Casa Blanca de fondo. En la versión japonesa al menos el presidente les regala unas estatuas de ellos como sentido homenaje. También es curioso que en el port de NES se sustituyó al presidente Ronnie inspirado en Ronald Reagan por uno que se parecía más a George H. W. Bush.

Como ocurría con toda coin-op de éxito por aquel entonces, contó con versiones para ZX Spectrum, Apple II, Atari ST, Amstrad CPC, Amiga, Commodore 64, MSX o MS-DOS a cargo de gente como Imagine Software, Namco o la sin piedad Ocean Software. En Wii pudimos encontrarlo dentro de Data East Arcade Classics, un loco recopilatorio creado por Majesco Entertainment con permiso de G-Mode, los titulares de los derechos desde que en 2003 Data East acabara en bancarrota y vendiera todas sus licencias.

Dragon Ninja una vez más une un concepto sencillo, directo, super adictivo y divertido con un apartado técnico de quitarse el sombrero. Aunque una gran parte de su éxito se debe a su genial modo para dos jugadores simultáneos. Una vez más os animo a que lo probéis y nos digáis qué os parece. Nunca dos horteras dieron tanto juego.

Artículo publicado en Gamikia el 15 de Noviembre de 2011 (ENLACE)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada