Buscar!!

martes, 12 de abril de 2011

Señores en gayumbos y aceitdados repartiendo amor: análisis de WWE All Stars


WWE All Stars es un tributo para fans de la WWE. Su principal encanto es tener a muchas de las más grandes estrellas de este deporte, tanto del pasado como de las más actuales. Las buenas ventas de Legends of Wrestlemania han animado a THQ a seguir explotando el camino de la nostalgia. Pero también hemos de dejar claro que se aleja de la simulación (siempre de este pintoresco “deporte”) reinante en LoW o Smackdown Vs Raw: quienes hayan jugado a los juegos anteriores de THQ sobre lucha libre se encontrarán un tanto perdidos ya que aquí todo es más rápido, más inmediato y más arcade,
desde lo demoledor de las llaves especiales, a los increíbles finishers de cada luchador o la apariencia de cómic de las estrellas.

La variedad en modos de juego sigue los pasos de productos anteriores: todas las estipulaciones típicas las podremos encontrar y disfrutar en el modo exhibición en multiples formatos (tanto online como offline) hechando de menos sólo la Royal Rumble. Sin duda para un jugador la palma se la llevan los modos Fantasy Warfare y Path of Champions. En el primero participamos en distintas peleas entre una leyenda y una superstar (por ejemplo André El gigante vs Big Show) precedido de unos videos sobre la vida y obras de cada personaje muy bien realizado que son todo un detalle (otro) para los fans. En Path of Champions tenemos algo distinto: tres “rutas” con diez combates cada una y un final boss (Randy Orton, El Enterrador y D-Generation X).



Estos itinerarios sustituyen al “modo historia” o “carrera” de siempre pese a ser algo cortos y limitados, echando de menos jugar en cooperativo la trama tag team contra Shawn Michaels y HHH o un modo carrera más largo o más circuitos. Pese a todo hay variedad y dedicación por un producto realizado pensando en los fans.

La selección de luchadores es muy equilibrada aunque seguramente podremos criticarla y echaremos de menos a alguno en concreto. Comenzamos con 20 personajes seleccionables pero podremos sumar otros tantos superando lances del juego hasta llegar a los 30. Eso sin tener en cuenta que disponemos de varios más mediante DLCs y de un editor que aunque es (otra vez) más sencillo y ligero que en SDvsR tiene opciones suficientes como para crear cualquier wrestler. Particularmente echo de menos a varias leyendas (Ric Flair, “Estaca” Duggan…) y algún superstar (los Hardy, Alberto del Rio…) pero eso algo más personal.

Las palabras que mejor definen a WWE All Stars son espectáculo, diversión y rapidez. El control es más sencillo que en SDvsR o en TNA Impact! (que tenía un control horriblemente diseñado) dando una mayor importancia a patadas y puñetazos. No podemos olvidar los devastadores Finishers y Signatures, movimientos personales decisivos que pueden propinar algo que en otros juegos de este tipo lleva mucho más “trabajo”: un KO. Gracias a un control muy ajustado todo es fluido y muy inmediato, lo que denota ese espíritu arcade del que hablábamos. Jugando Online quizá tengamos problemas al realizar contras por algún ligero lag y un pequeño retraso puede ser mortal.

Otro detalle que me llama la atención dentro de ese giro hacia lo arcade es que disponemos de air combos, es decir, que podemos lanzar a un enemigo al aire y seguir golpeándolo mientras vuela. Lo único que no concuerda dentro de este enfoque es que al correr gastaremos la barra de especiales y no podremos sprintar todo lo que queramos, mientras que en SDvsR podíamos correr libremente sin cansarnos.

Estos titanes del ring tienen una apariencia y un tamaño muy exagerados y caricaturescos pero al mismo tiempo están muy bien animados. Recuerdan bastante a las figuras de acción y los héroes de cómic de los ochenta. El juego cuenta con escenarios muy detallados, en lo referente a las entradas de los luchadores, en las que no faltan la pirotecnia y un público muy bien conseguido. Y, sobre todo, una gran ambientación con grandes canciones, efectos sonoros y voces originales en inglés.



Además los fans agradecerán los geniales comentarios de los siempre carismáticos Jerry Lawler y Jim Ross faltando tan solo Michael Cole para redondear este apartado con sus grescas y gritos. Además aparecen también Howard Finkel y Paul Bearer (también conocido en estos lares como Pablito Terrores), lo que es siempre una alegría para los más frikis.

Como puntos negativos debemos reseñar la falta de un tutorial como tal, unos tiempos de carga quizá algo largos y una IA mejorable que falla varias ocasiones. El arco de dificultad es correcto, ya que nos encontramos ante un reto díficil pero no imposible.

WWE All Stars es como ya hemos dicho un juego para fans y gana mucho si eres uno ya entrado en años. Juega la baza de la nostalgia, y lo hace muy bien. Deberíais darle una oportunidad a WWE All Stars si os gustan este tipo de juegos.



Artículo escrito por mí para Gamikia el 28 de Abril de 2011 (enlace)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada