Buscar!!

viernes, 24 de febrero de 2012

Burn:Cycle o videoaventuras locas de las de antes


Siempre he sido un amante de las aventuras. Ya sean gráficas como Loom (Lucasfilm Games, 1990) o conversacionales como Don Quijote o The Hobbit (Beam Soft, 1982), pasando por la saga Zelda, cualquier cosa que huela a aventura me tiene ganado. Dentro de tan generosa etiqueta, se incluye el título que nos ocupa hoy:

Burn: Cycle

Lanzado en 1994 para la desafortunada CD-i de Phillips, es quizá el único juego realmente interesante de su escaso catálogo poblado por juegos de tablero y auténticos bodrios inspirados por Nintendo. Ya desde el principio el camino de la consola era algo particular: podían encontrarse varios modelos de lectores de Compact Disc Interactivo o CD-i, desde uno destinado a colegios con un mando a distancia para ver CDs interactivos tipo enciclopedia o musicales, a uno dedicado a juegos con un pad más convencional, entre otros. Además otros fabricantes aparte de Phillips también los prudujeron (Goldstar, LG Electronics o Grundig entre otros) incluso acoplado a televisores. La llegada de PlayStation o Saturn dieron muerte a las (pocas) oportunidades de tan obsoleto y poco económico producto.

A grandes rasgos nos encontramos ante una aventura point&click con un alto componente de puzles. El principal atractivo con el que contaba era aunar gráficos por ordenador e imagen real con actores. A día de hoy lógicamente esto no es algo que nos llame mucho la atención, pero el nacimiento del Laser Disc/CD Rom nos trajo incontables juegos de este tipo como Mad Dog McCree o Crime Patrol (ambos de American Laser Games, 1990) o Supreme Warrior (Digital Pictures, 1995). Se podría decir que estos títulos inspiraron a los juegos que aparecen en algunos DVDs como contenido extra de algunas películas.

El argumento es muy típico para la época y de clara ambientanción cyberpunk: En el juego asumiremos el papel de Sol Cutter, un ladrónzuelo no demasiado afortunado que ha cometido el estúpido error de contagiarse del virus Burn: Cycle en su último robo. Esto nos deja con dos horas para encontrar un antídoto antes de que su cerebro se convierta en puré, primero escapando de la empresa Softech y más tarde en el Televerso. Por el camino iremos encontrando varios desafíos y además debemos investigar el porqué de tan letal virus y sus verdaderas intenciones.

El sistema de juego era como decíamos un point&click clásico que a su vez contenía distintos minijuegos que hacían el juego muy variado y divertido. Podíamos encontrar juegos de disparo con puntero, ruletas de la suerte, clásicos del tipo comecocos o pipemania adecuados a la estética del juego, preguntas y respuestas, encontrar objetos determinados… Como podéis ver, variedad es una palabra muy adecuada a la hora de describir Burn: Cycle. Eso siempre dentro de las dos horas de las que disponemos, pudiendo salvar nuestro avance o parar el contador de tiempo si necesitamos un pequeño descanso. El aspecto más pobre del juego era que una vez terminado ofrecía pocas o nulas posibilidades de rejugabilidad, ya que salvo el interés de mejorar los tiempos y la colocación de algún objeto, no variaba en nada en una segunda partida.

La banda sonora del juego (que además se incluía en un CD junto con el juego) es de un marcado carácter Techno como no podía ser de otra manera. Ésta mezclaba diálogos con música y voces de los actores. La BSO está compuesta por Simon Boswell (miembro de Live Wire y compositor premiado por la BAFTA) y por Chris Whitten (batería de, entre otros, Johny Cash, Tom Jones, The The, etc), lo que sin duda servirá para hacernos una idea de la calidad de esta.

Burn: Cycle está dirigido y escrito por Eitan Arussi, guinista de cine y director entre otras películas de The Scapist (2001) o Reverb (2008). Los actores actuaban en una croma o pantalla azul que luego era sustituida en las escenas FMV (o Full Motion Video) que formaban el juego por los gráficos generados por ordenador que recreaban mundos en 3D. Por estos escenarios no podremos movernos libremente ya que eran videos grabados que nos llevaban de un lado a otro según lo requería el argumento. El reparto del juego incluía entre otros a Aaron Swartz (Negocios Sucios, 2001 o El cuarto Protocolo, 1987), Abigail Canton (Perdidos en el Espacio, 1998 o Crónica de un engaño, 2008) o el escritor Indra Sinha como el Buda Dorado.

Francamente este es sin duda el mejor juego de una consola que nunca llegó a ser considerada como tal. Recibió en 1994 el Best CD Game Award de la revista Electronic Gaming Monthly, entre otros y recibiendo además unas increíbles puntuaciones en casi todas las revistas del sector. Sin embargo, su versión para PC recogió todo lo contrario, quizá debido en parte a la proliferación en esta plataforma de aventuras point&click mucho más elaboradas y de corte clásico, ya que en consolas era toda una novedad.

Espero que si tenéis oportunidad de probarlo no dejéis de hacerlo, ya que el juego cuenta con un gran argumento, ambientación y es realmente divertido. En el video siguiente podéis ver como era el juego. Al principio tenéis una pequeña demo de como es el mundo y a partir del minuto 2:30 más o menos comienza el juego. Que lo disfrutéis

Entrada escrita por mí para Gamikia el 16 de junio de 2011 (enlace)

2 comentarios:

  1. No paras últimamente de sorprendernos con grandes artículos.
    Y nosotros encantados :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son los artículos viejunos de Gamikia, para que no se pierdan en el pasado y por no abandonar el blog ahora que ando tan liado. Gracias por tus palabras, amigo!!

      Eliminar